Cirugía oral 2018-04-03T09:58:23+00:00

Terceros molares incluidos

Un tercer molar parcial o totalmente incluido puede provocar infecciones (muy frecuentes, sobre todo cuando está parcialmente comunicado con la boca), daño a los dientes vecinos (caries, patología periodontal), quistes y, en raras ocasiones, tumores.

Con la ayuda de un examen clínico y una ortopantomografía, la doctoras de nuestra clínica pueden a menudo predecir si un tercer molar va o no a causar problemas en un futuro. En ese caso, habitualmente recomendará la extracción del mismo, en lugar de esperar a que ocurran complicaciones.

La extracción suele ser más sencilla en los pacientes jóvenes, porque las raíces no están desarrolladas totalmente y el hueso es menos denso. Generalmente, después de la intervención, estará unos días inflamado y molesto. Si sigue las instrucciones postoperatorias y toma la medicación que le recomendemos, podrá acelerar su recuperación y disminuir las molestias

Quistes y apicectomias

Hay varios tipos de quistes maxilares, los más frecuentes (quistes radiculares) se producen por infecciones crónicas de origen dentario.
Los quistes, al crecer, van destruyendo el hueso adyacente y formando grandes cavidades en el interior del maxilar o la mandíbula. También se pueden infectar, y por todo ello deben ser extirpados quirúrgicamente.
Cuando el quiste está en relación con la parte final de la raíz de un diente, se extirpa también esta durante la exéresis del quiste («Apicectomía»).

Caninos incluidos: Tratamiento quirúrgico-ortodóntico 

En ocasiones los caninos no hacen erupción, quedando incluidos en el maxilar. Si este es su caso, podemos aconsejarle la extracción quirúrgica del mismo para evitar complicaciones (quistes, infecciones, daño a dientes vecinos) o bien un tratamiento combinado de ortodoncia para intentar llevar al diente incluido a su posición normal en la arcada.